La Residencia es un hogar para aquellas personas que fueron atendidos como niños hace años y que ahora ya son jóvenes.

Es el espacio ideal para las jóvenes mujeres que cuentan con necesidades especiales, a cargo de personal altamente calificado. A ellas se les ofrece:

 

- Ser una continuación de su hogar.
- Cuidado de su salud y atención médica.
- Alimentación sana y adecuada a sus necesidades.
- Ambiente de amor y convivencia fraterna.
- Estimulación tanto física, emocional, espiritual e intelectual.
- Comunicación constante con la familia.
- Terapias: física, musical, pintura, artesanías, hipoterapia y natación.
- Paseos.

Las instalaciones cuentan con amplios jardines, sala de juegos o distracciones, comedor, recámaras para dos o tres internos o en forma individual, salones para las terapias, así como áreas para la realización de ejercicios físicos.

 

 

Paralela y previamente, a cada una de las aspirantes se les practica un estudio para determinar si llena el perfil y un mínimo de requerimientos de autosuficiencia (como por ejemplo, que ellas mismas se bañen e ingieran sus alimentos).

En la Residencia, aun cuando queramos atender al mayor número de internos, hay un cupo limitado. Ello con el fin de poder atenderlos en forma adecuada y cuidarlos como si estuvieran en su propio hogar.

En ese contexto, la Residencia CEDI es la respuesta para aquellos padres que desean ofrecer a sus hijas con capacidades diversas un lugar seguro, lleno de amor, comprensión y servicios de asistencia para la satisfacción de las necesidades básicas de las jóvenes internadas.

En la actualidad, aquellas niñas que hace cerca de dos décadas se iniciaron en esta comunidad ahora ya son jóvenes, han crecido y nuestro compromiso hacia ellas ha cambiado.

Si se desea, la estancia en nuestras instalaciones puede establecerse entre la institución y los padres o tutores. Así, las jóvenes pueden estar de lunes a viernes en la Residencia y convivir con sus familiares los fines de semana, o bien, permanecer desde ahora en la Residencia como su hogar y salir en cualquier época que la familia lo solicite.

La Residencia es la respuesta especial a las necesidades especiales de las niñas y jovencitas con capacidades diferentes, ofreciéndoles la seguridad a los padres de un hogar para sus hijos cuando ellos falten.