CEDI, con casi tres lustros como institución dedicada a la atención de niños y jóvenes con capacidades distintas y orientación a padres de familia, ha conformado en su Clínica del Vínculo y Psicología Pre y Perinatal un sólido equipo de expertas terapeutas, únicas en México que han logrado la certificación internacional en el tratamiento del “Trauma de Nacimiento”.

 

 

 

En la clínica se ofrecen diversos tratamientos, entre los que destacan:

“Trauma de Nacimiento”.
“Curso de Padres que Esperan un hijo”.
- “Terapia Cráneo-Sacral”.

 

 

 

Diversos son los síntomas por lo que se puede detectar el “Trauma de Nacimiento” entre bebés, niños y adultos.

En los bebés o niños se detecta el “Trauma de Nacimiento” cuando hay un llanto excesivo, dificultad para alimentarse, falta de sueño, enojos repentinos o hiperactividad, entre otros.

 

 

Mientras, en los jóvenes o adultos ese problema se encuentra a menudo en la incapacidad de relacionarse sanamente, dificultad para tomar decisiones, problemas de conducta o agresividad e impulsividad.

Con base en las investigaciones de especialistas en Psicología, en Estados Unidos y Europa, los bebés son muy vulnerables a registrar el “Trauma de Nacimiento”, ocasionado precisamente por experiencias prenatales (gestación) como por ejemplo:

 

* No ser deseado.
* Gestación de alto riesgo.
* Peligro o fantasía de aborto.
* Intención de dar en adopción.
* Situaciones familiares estresantes.

 

 

 

La clínica del Vínculo y Psicología Pre y Perinatal ofrecen en sus instalaciones:

· Terapias individuales para bebés, niños y adultos.
· Talleres para Jóvenes.
· Talleres para Adultos.

 

 

CEDI es la única institución en México autorizada para trabajar ese tipo de terapias, pues cuenta con un equipo formado por especialistas en el tratamiento del “Trauma de Nacimiento” a bebés, niños, jóvenes y adultos.

En cuanto al “Curso de Padres que Esperan un hijo”, éste tiene como objetivo el acercamiento más constante y real con el nuevo ser que está en gestación y que vendrá al mundo en meses.

A menudo se piensa que el periodo prenatal es un tiempo ideal de la vida, que las necesidades están cubiertas y que el prenato está feliz, en paz y quietud. Sin embargo, la realidad es que durante esa gestación los bebés experimentan todo lo que viven los padres. Así, los bebés en gestación por ser tan vulnerables y sentir cosas desagradables del mundo exterior, las heridas que registran son más profundas.

 

 

Algunos de los sucesos que pueden lastimar al prenato o al niño en el momento del parto son:

· Concepción no deseada.
· Concepción a la fuerza, acoso, manipulación o violación.
· Divorcio o separación de los padres.
· Complicaciones en el parto, problemas de cordón, cesárea, fórceps o medicamentos.
· Nacimiento prematuro, cirugías prenatales o intervención obstétrica.